Martes, 12 / junio / 2018


Afectados por el NAICM bloquean Edomex y Ciudad de México

Integrantes de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas (Coduc) bloquearon cerca de 12 horas la autopista Peñón-Texcoco-Periférico, en Nezahualcóyotl, y la carretera federal Texcoco-Lechería para impedir la circulación de góndolas y camiones de carga que trasladan material pétreo de las minas cercanas a las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM).

Los inconformes exigen se paguen 650 hectáreas que autoridades despojaron a 238 familias de los Tlateles en Chimalhuacán para obras hidráulicas del NAICM. El terreno se ubica entre los municipios de Texcoco y Chimalhuacán, en el polígono donde se construye la terminal aérea y se prevé será zona de mitigación, amortiguamiento y regulación de aguas pluviales para evitar inundaciones.

En Ciudad de México, miles de campesinos se concentraron en diferentes puntos cerca del AICM sin afectar vialidades; fueron resguardados por la Secretaría de Seguridad Pública capitalina.

Juan Loreto González, representante de los propietarios de Los Tlateles, señaló que, según el avalúo de autoridades, el costo de los terrenos va de 750 a más de 3 mil pesos por metro cuadrado.

Queremos que se cumpla el acuerdo de mayo de 2017 en el cual autoridades federales prometieron el pago a los afectados y no han cumplido. Si el gobierno no paga, que derogue el decreto 287, nos regresen nuestras tierras y paguen el saneamiento, porque en la mayoría echaron desperdicios y lodos del NAICM.

Marco Antonio Ortiz, líder de la Coduc, señaló que ayer a las 20 horas retomarían en la Secretaría de Gobernación la mesa de negociación. Hasta el cierre de esta edición no se reportaban avances.

Los habitantes de los Tlateles abrieron el paso a la circulación de la autopista Peñón-TexcocoPeriférico alrededor de la cinco de la tarde. De ahí se fueron a la Secretaría de Gobernación, donde instalaron campamento; se mantendrán en las inmediaciones hasla que lleguen a un acuerdo con las autoridades federales, dijeron.

Fuente
La Jornada Impreso