Lunes, 6 / agosto / 2018


Aprueban nuevas tarifas para almacenar turbosina

Más de tres años después de la apertura al mercado, el órgano de gobierno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó las tarifas que Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) podrá cobrar a terceros interesados en usar alguna de sus 60 terminales para almacenamiento en los aeropuertos, con lo que el costo de dicho servicio representará en promedio alrededor de 1% del precio de la turbosina antes de impuestos y se estima que tendría un impacto en los costos de las aerolíneas de 0.34%, en promedio.

ASA empezará a cobrar dichas tarifas a partir del momento en que una aerolínea contrate con un comercializador distinto a este organismo el suministro del combustible, y el comercializador a su vez, contrate con ASA el servicio de almacenamiento.

De los 65 permisos que la CRE ha otorgado para el expendio de turbosina en terminales áreas, 61 se han otorgado a ASA y el resto a Petróleos Mexicanos, lo que implica una alta concentración en una actividad que por tratarse de una red debe ser de acceso abierto, según la ley.

Anteriormente, ASA tenía la exclusividad como comercializador y suministrador de turbosina en México. Desde el 2015, se permite que empresas distintas a ASA participen en estas dos actividades y que, para ello, tengan opción de utilizar la capacidad de almacenamiento en cualquiera de las terminales dentro de los aeropuertos del país, e inclusive realizar convenios de inversión con ASA para construir nueva infraestructura.

Con el uso común de los tanques de almacenamiento se hizo necesario contar con tarifas que reflejaran el costo de este servicio. Así, previo a la aprobación de las nuevas tarifas de almacenamiento, la CRE tuvo que dialogar con ASA, las cámaras que forman parte de la industria aérea y comercializadores a fin de identificar las necesidades del sector aeronáutico y, con base en ello, diseñar las tarifas.

Estas nuevas tarifas reflejan costos eficientes y se prevé tendrán un impacto positivo en los estados financieros de ASA permitiéndole revertir pérdidas económicas y percibir ingresos por un servicio que hasta ahora no realizaba, explicó la CRE.

“La apertura para uso común del servicio de almacenamiento en los aeropuertos permite que haya más suministradores del combustible para la aviación, incentivando a que cada uno ofrezca mejor calidad en el servicio”, aseguró el regulador.

De acuerdo con la bancada panista de la Comisión de Energía del Senado, que desde septiembre del año pasado presionó para que se establecieran estas tarifas, 30% del costo de un vuelo se debe al valor del combustible, por lo que si se genera mayor competencia los costos para las aerolíneas y usuarios, los precios deben disminuir.

Fuente
El Economista
https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Aprueban-nuevas-tarifas-para-almacenar-turbosina-20180805-0104.html