Jueves, 9 / agosto / 2018


Brasil autoriza por primera vez a una aerolínea de bajo coste extranjera a operar en el país

La Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) de Brasil autorizó a la aerolínea noruega de ‘bajo coste’ Norwegian Air a operar vuelos regulares en el país, en una decisión histórica que convierte la compañía europea en la primera de este tipo de vuelos en actuar en el país sudamericano.

La decisión de la ANAC fue publicada este miércoles en el Diario Oficial de la Unión y según el organismo, es el primer paso del proceso para que la aerolínea comience a operar en Brasil “como empresa de servicio de transporte aéreo internacional regular de pasajeros, carga y mala postal”.

Norwegian Air es la tercera mayor empresa de “bajo coste” de Europa y pidió poder volar desde Londres hasta Sao Paulo o Río de Janeiro, las dos mayores ciudades de Brasil, a partir del año que viene.

La autorización supone un paso importante para el sector de la aviación brasileña. En los últimos años, las aerolíneas nacionales han luchado por unos cambios regulatorios que las ayudasen a reducir costes, alegando que, con ello, podrían proporcionar precios más bajos a los pasajeros.

Su presión logró que el gobierno aprobara medidas como el cambio en la política de cobro de equipaje, aunque sin embargo ha sido una empresa extranjera la primera que ha logrado en el país poder ofrecer el llamado servicio “bajo coste”.

La ANAC fue notificada la semana pasada que la aerolínea argentina de bajo coste Flybondi fue autorizada a operar en Brasil por el gobierno de su país, con la intención de poder operar la ruta São Paulo-Buenos Aires.

Otra compañía que también aguarda la autorización para operar en territorio brasileño es la argentina Avian, del grupo Avianca. La ANAC aseguró que la empresa ya cuenta con registro para vuelos no regulares y pretende hacer la ruta Buenos Aires-São Paulo a partir de este mismo mes de septiembre.

La entrada de las compañías “bajo coste” en Brasil empezó tras la aprobación en diciembre de 2016 de la resolución 400 que tiene como objetivo alinear las reglas de la aviación brasileñas a los estándares internacionales.

Según el gobierno, la medida que atrajo principalmente a las compañías foráneas fue la desregulación del equipaje que, desde mediados de 2017, permite a las empresas cobrar la facturación de maletas.

Fuente
Xinhua
http://spanish.xinhuanet.com/2018-08/09/c_137378470.htm