Viernes, 10 / agosto / 2018


NAIM: Riesgos, en columna de Darío Celis

El 15 de agosto Andrés Manuel López Obrador tendrá el dictamen técnico de su equipo respecto de qué hacer con el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Dado que lo coordinan quien será el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, y su principal asesor en materia de infraestructura, José María Riobóo, no es difícil inferir que la recomendación sería cancelarlo.

A partir de esa fecha se abre otro periodo de 15 días para que la comunidad de ingenieros civiles dé su opinión. Si nos atenemos a que el grueso de éstos participa en su construcción, se podría suponer que manifestará su apoyo a que los trabajos continúen. Y después del 31 de agosto vendría la consulta nacional que dependerá de cómo se planteen la o las preguntas. Pero más allá de todo eso, lo cierto es que si se cancela en automático se aceleraría el pago de la deuda de siete mil millones de dólares que hay en bonos, en detrimento del gobierno que esté, sea el de Enrique Peña o el de AMLO. Además se calcula que preparar la concesión, si transferirlo a un privado fuera el resultado del plebiscito, llevaría de 12 a 14 meses, tiempo que, otra vez, jugaría en contra de las finanzas del gobierno en turno.

Fuente
Dinero en Imagen
https://www.dineroenimagen.com/dario-celis/suenan-para-pemex/102399