Viernes, 10 / agosto / 2018


Trump activa una nueva guerra fría entre las aerolíneas

Estados Unidos y Rusia pueden volver a repetir algunos de los capítulos más duros de la Guerra Fría: la Casa Blanca amenaza con una serie de sanciones contra Moscú, entre las que se encontraría la prohibición de que Aeroflot pueda volar hacia EEUU.

Estas sanciones fueron anunciadas como represalia por el ataque químico perpetrado el pasado 4 de marzo en la localidad británica de Salisbury contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, del que Reino Unido y sus aliados han acusado al Kremlin.

Tres meses para la prohibición a Aeroflot

Las primeras sanciones, entre las que se incluyen prohibiciones de ventas de armas, podrían ser efectivas a partir del 22 de agosto, pero en el caso del veto a las operaciones de Aeroflot se activaría dentro de tres meses.

Pero nadie espera que el gobierno de Vladimir Putin se quede de brazos cruzados. Si EEUU sigue adelante y prohíbe los vuelos de Aeroflot en su territorio, “las aerolíneas norteamericanas también sufrirán por la medida, porque el Kremlin responderá con una restricción de los vuelos norteamericanos al espacio aéreo ruso”, dijo Denis Vorchik, analista de Uralsib Capital a Bloomberg.

Impacto económico

Si la prohibición se activa, Aeroflot podría perder el 5% de sus ingresos anuales, precisó este experto.

Los mercados están respondiendo negativamente a esta consecuencia para la aerolínea, la más importante de Rusia. El miércoles sus acciones bajaron el 12%, y este jueves descendieron el 3%, tras registrar el menor valor de los últimos dos años.
Repercusión en Norteamérica
Pero no solo habría consecuencias para los vuelos: las sanciones ponen en riesgo la venta de 30 B737 MAX 8 que Boeing tenía acordados entregar a Pobeda, la aerolínea de bajo coste de Aeroflot.

La prohibición de la Casa Blanca contra los vuelos de Aeroflot pone en peligro la venta de 30 B737 MAX 8 que Boeing pactó con la low cost Pobeda

De hecho Boeing recibe numerosas esquirlas de las acciones de las sanciones de la Casa Blanca contra Rusia, China, Irán y otros países por guerras comerciales o conflictos políticos.

En abril, tras anunciarse una serie de sanciones comerciales contra Rusia, el parlamento ruso impulsó un proyecto de ley que da facultades a Vladimir Putin para responder a estas medidas, entre las que se encuentran la prohibición o restricción de la venta al exterior de metales raros, entre los que se encuentra el titanio.

Rusia es el mayor productor de titanio del mundo, y los fabricantes como Boeing o Lockheed Martin depende en un 30% a 40% de los suministros que provienen desde este país…

Fuente
Aero Latin News

Trump activa una nueva guerra fría entre las aerolíneas